Una de las ventajas de emplear el transporte público para ir y volver del trabajo es que, salvo encuentro con alguien conocido, se dispone de tiempo para reflexionar. Aunque a veces tengo la sensación de que también puede ser un inconveniente.

En mi reflexión de esta mañana se han mezclado varios titulares de prensa que leían viajeros de la línea 10.

La lista de demandas de PODEMOS parece tan concreta y estricta que no augura cambios de postura que acerquen posiciones con el PSOE de cara a la negociación de un pacto de gobierno.

Y , teniendo en cuenta lo que sé de quienes han preparado el documento y mi percepción de la situación vista de modo global, las conclusiones a las que llego no son nada halagüeñas.

Como también sé que alguno de ellos es cinéfilo, y por si les llega mi reflexión, usaré una imagen cinematográfica que se me viene a la cabeza. La peli es “Estado de sitio (The Siege)”, con Denzel Washington Jr., Annette Benning y Bruce Willys[1].

Plantear una cadena de órdagos como la que se refleja en los medios sitúa a PODEMOS en el papel peor de la negociación. El mismo que ocupan los “secuestradores” del autobús de la película. Y le están dejando a Pedro Sánchez el papel de Denzel Washington Jr. por poner el caso. Si el autobús lleno de pasajeros finalmente explota, el prota podrá poner cara triste, lamentar lo sucedido y decir que lo intentó. Y, sobre todo, para la próxima ocasión el público sabrá que “esos terroristas” no son de fiar y preferirá que acaben con ellos.

Haber estado siguiendo la información sobre PODEMOS desde su inicio me permite afirmar sin género de dudas que sus movimientos responden al análisis detallado de la situación y a una estrategia construida alrededor de ese análisis. Por eso para mí está claro que con sus declaraciones y publicaciones tratan de alcanzar algún objetivo. Aunque confieso que no se me alcanza cual.

Las matemáticas parlamentarias llevan a empates técnicos forzados por una legislación electoral pensada para que “esto” no pasase, lo que es la mar de curioso. Y en estas situaciones de “empates por los pelos”, el PP sabe mover sus hilos. A Tamayo y Sáez me remito.

Lo último que nos cuenta la prensa, hasta la más cercana a PODEMOS, es que Pablo Iglesias está realizando ejercicios de DonTancredismo. Sus motivos tendrá pero la gente de mi entorno no está entendiendo nada.

En el mientras tanto PS está armando una “Kleine Koalition” votito a votito. Ahora le valdria una abstención de PODEMOS para poder formar un gobierno. Inestable, pero gobierno.

El problema es que en un encaje de bolillos como este, el programa de gobierno resultante es una especie de intersección de los programas de los participantes según su “peso” y en este caso el segundo de más peso tiene un programa que no creo al cruzarlo con el del PSOE de como resultado una línea de trabajo que beneficie a la clase trabajadora ni a quienes lo están pasando peor.

Si el cálculo es forzar unas nuevas elecciones haciendo ver la incapacidad de negociar del PSOE y suponiendo que la nueva convocatoria les beneficiará, me temo que puede ser un error. Volvemos al paradigma Tamayo-Saéz.

Si de lo que se trata es de no “traicionar” a un electorado que ha juntado sus votos al grito de “PSOE PP, la misma mierda es…” creo que sería decente decirlo.

Pero parece que el cálculo de todos es que el primero que se baje de la moto paga las cañas. Y no es eso.

El gobierno en funciones del Partido Popular está haciendo el mismo daño (o más) a las clases populares que cuando estaba en activo. Cada mes, cada semana, cada día que pasa, la situación se hace más y más difícil y se asientan más y más las reformas ultraliberales del PP.

A pesar de que cualquier gobierno lo va a tener crudo para sobrevivir a las votaciones de los presupuestos de 2017, hay que intentarlo. Educación, Sanidad, Dependencia, Techo, Trabajo dígno… no son palabras, ni siquiera hay que leerlas como Derechos fundamentales. Hay que leer Rosa, Carmen, Gabriel, Paqui, Belén, Rigoberta, Doroteo, Angustias, Ángel, Manuel, José Luis, Queta… Y negociar con eso en la cabeza.

Creo que es razonable creer que el resultado de un acuerdo programático PSOE con PODEMOS como “socio fuerte” es mucho más social y beneficioso para el pueblo que otro del PSOE con CIUDADANOS como principal apoyo.

Pero como un día me dijo un amigo, cada cual es libre de perder su cita con la historia del modo más absurdo que se le ocurra…

Salud y República.

 

 

 

 

 

 

[1] Por cierto, Bruce Willis se llevó un Razzie al peor actor por esta película en 1998

 

 

 

 

 

 

Anuncios