Publicado en Elecciones, Frente Popular, Ganemos Madrid, PCE

Ganemos Madrid y Recuerdos del futuro.

A quienes pasen de la cincuentena les sonará el título del post. Es el de un ¿ensayo? de Erich von Däniken, de 1968, a propósito de la presencia de extraterrestres en nuestro planeta. 
Lo he elegido a propósito de la plataforma electoral Ganemos Madrid y sus correspondientes en otros municipios como Guanyem Barcelona.
Me gustaria pensar que esta iniciativa es suficientemente conocida por la gente que lee mis reflexiones (que ya son ganas) pero por si queda alguien despistado lo resumo en un párrafo. 
Ganemos (Madrid o donde sea) es una plataforma electoral multisectorial que pretende devolver al pueblo (vecinos  y vecinas de cada localidad) el control real de la gestión municipal para conseguir unas ciudades a nuestra medida y no a la de corporaciones bancarias, grandes empresas o lobbies mediáticos en las elecciones de mayo de 2015.
Y no hay más. 
Ahora (27.12.2014) por las noticias que tengo se está organizando el engranaje para conseguir tres hitos básicos: 
  • Un sistema de elección de una candidatura que asegure tanto la representación de quienes participan como una lista de personas que ilusionen a las y los votantes.
  • Un programa electoral que proponga la ciudad que la mayoría necesita, que defina los recursos que se requieren para ello, que ofrezca las soluciones al desastre social que deja el Partido Popular y, en lo que le toca, el PSOE y que dote a la candidatura elegida de un plan de acción claro y evaluable que nos permita a vecinos y vecinas juzgar sobre su cumplimiento.
  • Y, en tercer lugar, y puede que a la postre lo fundamental, se ha de fijar la forma legal de la plataforma para concurrir a las elecciones.
Por el momento parece que solo tenemos un borrador aprobado de reglamento de primarias.
Queda mucho camino, mucho trabajo y necesitaremos mucha buena voluntad pero también mucha firmeza desde cada postura para que las cesiones sean las mínimas y el consenso el máximo.
Y ahora, por fin, la justificación del título.
A todas y todos los agoreros que preconizan la “licuación” de IU o EQUO en Ganemos y la entrada “invasora y por la puerta trasera” de PODEMOS les recomiendo la lectura del Manifiesto del Frente Popular de 15 de enero de 1936.
Lo firman por una parte partidos y organizaciones republicanas de centro-izquierda (Izquierda Republicana, Unión Republicana y el Partido Socialista con la Unión General de Trabajadores) y marxistas (Federación Nacional de Juventudes Socialistas, Partido Comunista, Partido Sindicalista y Partido Obrero de Unificación Marxista) también recibió el apoyo parcial de la CNT.
Para poder llegar a las elecciones y echar a la CEDA del gobierno, se hicieron concesiones tanto desde el grupo de partidos republicanos como desde los partidos marxistas. Pero ninguno se “diluyó” ni desapareció.

Recomiendo a los profetas que se den una vuelta por el texto del Manifiesto que constituyó la base del programa electoral del Frente Popular. http://www.eroj.org/biblio/ibarruri/programa.htm
Y para quienes hablan de “perder” siglas por el camino, les incluyo un cartel del PCE que NO pedía el voto para el PCE sino para el Frente Popular.
Por eso creo que es el momento de apoyar a Ganemos Madrid, trabajar por que sea la mejor alternativa a la oligarquía y pidiendo con firmeza el respeto del resto de organizaciones y personas que lo componen a nuestro espacio dentro de la plataforma.
http://ganemoslatina.wordpress.com
 
Anuncios
Publicado en Educación, escuela pública, Reflexiones

La Educación necesita una nueva mirada, ¡pero ya!

Llevo desde el verano leyendo en Internet sobre la escuela y su misión social (probablemente textos equivocados) y me parece que el punto fundamental de cualquier reforma legislativa educativa debe contemplar la redefinición formal del proceso de aprendizaje y de su objetivo.

Muchos de los sistemas educativos actuales tienen como meta alcanzar una serie de competencias que acrediten al alumnado ante su salida al mundo laboral.

Parten de la “competencia” casi como una unidad básica evaluable para conocer si se alcanzan los niveles “aceptables” para el acceso al puesto de trabajo, a ser un “ciudadano de provecho”. Y, claro, esto produce como espejo la “incompetencia” para aquellos que no alcanzan el nivel. Triste.

Este enfoque es el que he visto que se describe en la literatura marxista más antigua (Weber), con la escuela configurada como una institución, junto como la Iglesia y la Familia, destinada a perpetuar el sistema, formando a las personas como mano de obra al servicio de las empresas y generando incluso un “batallón de reserva” que permita la sustitución de quienes intenten “apartarse” del sistema.

Lo que he leido de Gramsci me ha gustado más, pero hace imprescindible la redefinición total del objeto de la escuela. 
 
La creatividad, la comunicación, la sensibilidad, la crítica, la elaboración intelectual deberán estar al mismo nivel o incluso por delante de la lectura, la escritura, la aritmetica, etc que son, en realidad conocimientos (destrezas) intrumentales que permiten al alumnado canalizar los recursos básicos que se adquieren durante el proceso educativo.
Esto hará más difícil si cabe ser docente, pero permitira Educar personas y no adiestrar obreros más o menos cualificados.

Seguiré leyendo porque tengo que reconocer que cuando estudié Magisterio a finales de los 70, Summerhill estaba en todos nuestros trabajos de didáctica, de psicosiciología de la educación, etc. aunque a Gramsci le leíamos poco (o nada). Una pena.

Entre estas dos imágenes hay muchos años pero solo cambia la ubicación de las ventanas…