Los exámenes estandarizados y el proceso de aprendizaje

Hoy comienzo serie nueva… “Traducciones de interés”.

Hay bastantes ocasiones en las que he leido posts sumamente interesantes sobre educación escritos en inglés por personas que saben mucho más que yo de estas cosas. Sobre todo de Estados Unidos, donde el sistema capitalista está más acelerado y que podemos interpretar como nuestro futuro si no hacemos nada por cambliarlo

Empezamos por uno de hoy de Diane Ravitch. Viene al hilo de la LOMCE y de las pruebas estatales normalizadas que pretende introducir el Partido Popular.

Diane escribe en su blog [en inglés]

Por qué los exámenes deben ser escritos por los maestros y no por empresas

Mientras viajaba a Denver, recibí una petición de The New Republic para que contestase un artículo del Dr. Ezequiel Emanuel, rector de la Universidad de Pennsylvania, quien afirmaba que necesitamos más exámenes porque estudiando para los exámenes hace que los chicos sean más inteligentes.Escribí este artículo contestando al Dr. Ezequiel que lo más importante de los exámenes es quien los redacta, con qué rapidez se informan de los resultados y para que se utilizan. Las mejores pruebas, explico, son las elaboradas por los profesores. Ellos saben lo que enseñaban. Consiguen información inmediata. Y pueden ver que estudiantes necesitan ayuda adicional. Y pueden aprender cómo mejorar su docencia. Si, el Dr. Emanuel es hermano del alcalde de una gran ciudad de Estados Unidos.

El artículo de The New Republic [en inglés]

 A menos que los profesores redacten los exámenes, no van a mejorar nada.

Ezekiel Emanuel sostiene que cuantas más pruebas hacen los estudiantes son más inteligentes, una proposición que no es tan simple como parece. La validez de su propuesta se reduce a preguntas tales como “¿quién escribe las pruebas”, “con qué rapidez se comunican los resultados” y “para qué se emplean los resultados” .

En resumen, necesitamos menos pruebas normalizadas. Para los propositos que Emanuel busca, las pruebas normalizadas de hoy no sirven para nada. Todos están repartidos en una campana de Gauss, y los resultados reflejan los ingresos familiares del estudiante con una precisión asombrosa. El SAT se ha convertido en una medida de la cantidad que la familia de un alumno es capaz de pagar por clases particulares. Al igual que toda preparación de pruebas repetitivas, practicar para el SAT eleva calificaciones de los exámenes , pero eso no quiere decir que el estudiante se educa mejor o sea más propenso a retener el material que se inyecta en vena para la prueba.

Lo que él realmente admira, y debe ser así, son las pruebas semanales que él hizo en Química de secundaria. Su profesor de química, el Sr. Koontz, sabía lo que le había enseñado. Puso a prueba a los estudiantes sobre lo que habían aprendido. Sabía al final del día o durante el fin de semana que estudiantes se mantenían al día y cuáles estaban quedando atrás. Podía actuar sobre ese conocimiento inmediato para asegurarse de que los estudiantes entendieron lo que él creyó que había enseñado y explicarlo otra vez para los que no lo entendieron. También se daría cuenta de si tenía que ajustar su estilo de enseñanza para comunicar los conceptos y hechos de la Química con mayor claridad a los estudiantes. El Sr. Koontz utilizaba las pruebas adecuadamente: para ayudar a sus estudiantes.

Veamos que sucede ahora con las pruebas estandarizadas: Las preguntas del examen están escritos por algún comité que no conoce al Sr. Koontz ni a sus estudiantes. Ya no puede enseñar lo que cree que sus estudiantes deben saber acerca de la química, sino que tiene que preparar a los alumnos para pasar una prueba que escribió un desconocido. Los resultados de las pruebas no se pueden conocer en meses. El Sr. Koontz no puede dar ayuda adicional a los que están quedando atrás porque los resultados puede que le lleguen cuando ya no son sus alumnos.

Necesitamos pruebas preparadas por los profesores, graduadas por los profesores y corregidas rápidamente por los profesores.

Peor aún, cuando se llegan los resultados, el Sr. Koontz y otros maestros no podrán ver las respuestas individuales de los estudiantes , por lo que no pueden determinar lo que los estudiantes saben y no saben. En otras palabras, las pruebas de uso común hoy en día no tienen ningún valor diagnóstico de los estudiantes o de los maestros. Su único propósito es dar una calificación al estudiante y ahora – debido al plan de Arne Duncan –  utilizar las puntuaciones de los estudiantes para evaluar a sus maestros. Nuestro sistema de exámenes no tiene ningún valor que no sea como sistema de clasificación y calificación, que da zanahorias a los maestros si sus alumnos les va bien, pero les golpea con un palo (o con el despido y el cierre de su escuela) si no lo hacen. La mayoría de los investigadores dicen que la calidad del maestro no puede ser medida de forma fiable por las calificaciones de sus estudiantes, ya que hay muchas otras variables que influyen en los resultados, pero el Departamento Federal de Educación está apostando miles de millones de dólares en eso.

Emanuel quiere más pruebas porque las pruebas, como el ahorcamiento público (en las palabras del Dr. Johnson), concentra la mente. Él piensa que sería demasiado complicado para los profesores escribir sus propios exámenes, como hizo su profesor de química, por lo que cree que el trabajo debe ser entregado al Departamento de Educación de EE.UU. El Departamento de Educación federal no tiene redactores de exámenes y el trabajo de escribir las preguntas se subcontrata a las mismas grandes corporaciones que escriben hoy los exámenes estandarizados, como Pearson, McGraw -Hill y el Educational Testing Service. Sr. Koontz no sería capaz de enseñar lo que él enseñó, sino que tendría que enseñar lo que espera que pregunten en el examen. No sería capaz de obtener las respuestas de los estudiantes rápidamente, como lo hacía cuando escribía sus propios exámenes. No podía diagnosticar los errores de sus alumnos o sus propios defectos , porque no se evalúa lo que él enseñó. Si la prueba incluye respuestas por escrito, junto con preguntas de opción múltiple, las respuestas serán calificados, bien por un ordenador o por correctores de exámenes con poco conocimiento de la química por el salario mínimo, solo con las instrucciones (un parrafo) que explican cómo calificar las preguntas.

Emanuel está en lo cierto y se equivoca. Necesitamos más pruebas escritas por los profesores, calificadas por los maestros, y corregidas rápidamente por los profesores , para entender lo que sus estudiantes están aprendiendo y lo que no están aprendiendo. Este es un trabajo que pertenece al Sr. Koontz y no a Arne Duncan o Pearson o McGraw -Hill.

Notas:
SAT – El SAT es un examen estandarizado que se usa en admisiones a universidades en los Estados Unidos. El SAT es publicado y desarrollado por el College Board, una organización sin fines de lucro en los Estados Unidos. Antiguamente era desarrollado, publicado y calificado por Educational Testing Service1 que aún administra el examen. La prueba está destinada a evaluar cuán preparado está un estudiante para la universidad. Se introdujo por primera vez en 1926, y su nombre y sistema de puntuación han cambiado en repetidas ocasiones. Primero fue llamado Scholastic Aptitude Test, luego Scholastic Assessment Test, pero ahora “SAT” no significa nada, por lo que es un pseudo-acrónimo. (Wikipedia)
Arne Duncan – Secretario de Educación de los Estados Unidos (Ministro de Educación)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s