Todavía estoy dándole vueltas a la película que vi el viernes: “El Estudiante” de Santiago Mitre.

Este realizador participó con Pablo Trapero en dos películas argentinas que me gustaron “Carancho”, sobre los fraudes a los seguros de accidentes como medio de subsistencia y “El Elefante Blanco” sobre un cura obrero en los suburbios de una gran ciudad, la lealtades a las creencias, la solidaridad… Dos trabajos que hacen reflexionar sobre muchas cosas.

Y “El estudiante” no me defraudó. Trata de un personaje que intenta por tercera vez sacarse un título universitario y se matricula en Ciencia Política en la UBA (Universidad de Buenos Aires).
Es alguien sin una ideología radical y dispuesto a negociar cualquier situación para conseguir sus objetivos. Conocer a una de las profesoras de la facultad, líder de una asociación universitaria, le lleva a involucrarse en la actividad política para estar más cerca de ella.

Aparentemente descubre que se le da bien (mejor que estudiar) trabajar con las ideas, negociar con los demás y presentar a “la otra parte” situaciones de “todos ganamos” y llevándoles a hacer el trabajo sucio por él y, a veces, haciendole el trabajo sucio a otros.

Va integrándose cada vez más en el aparto de la asociación (entre sindicato y partido político) y en su intento de conseguir el puesto de Rector en las siguientes elecciones de la UBA.

Lo cierto es que con sus pocos problemas ideológicos, su convencimiento de que lo que hay es que tener capacidad de gobierno y luego ya veremos y su capacidad de negociar situaciones complicadas, las cosas marchan… ¿o no?

Bueno, el argumento lo dejo ahí para que quien vaya a verla no se enfade…

Aviso a los que no conozcan la política argentina (como es mi caso) que la sopa de letras de partidos, asociaciones, sindicatos, etc. y el vocabulario y el acento argentino puede parecer que podrían despistar.

Pero la historia es universal y creo que no importa.

El pequeño conocimiento de cómo funcionan algunas organizaciones políticas, sindicatos o movimientos sociales me permite asegurar que mucho de lo que plantea Mitre podría pasar (o pasa) en cualquiera de estos ámbitos en España y supongo que en el mundo.

Las ideologías, actitudes y medios que los protagonistas emplean en la historia no coinciden con los míos.

Pero si creo que “El Estudiante” puede ser el punto de partida de un debate para quienes participan en movimientos sociales o en partidos políticos.

Muy recomendable.

Para entenderla mejor os recomiendo estos post
http://www.lafuga.cl/el-estudiante/584 La pelicula vista por alguien de la UBA (aviso, es más spoiler que mi post)
http://www.abcguionistas.com/noticias/entrevistas/habla-santiago-mitre-sobre-el-estudiante-que-llega-a-cines-espanoles.html entrevista a Santiago Mitre sobre la película
http://www.notodo.com/cine/social/4950_el_estudiante_santiago_mitre.html Crítica con trailer oficial.

Anuncios