Quizas a alguna o alguno le sorprenda… pero este padre, fue olímpico.

En el 92 yo trabajaba para una multinacional americana que desarrolló en Barcelona el software de gestión de resultados. Como parte del “contrato” la empresa recibió una serie de postas para los relevos de la antorcha.

Un compañero de Madrid fue uno de los afortunados, pero por motivos personales no podía hacer la posta el día que le tocaba.

Me ofrecí voluntario y aquí está la prueba.

El tramo de carretera estaba cerca de Hospital de Órbigo, en León. En mitad de la nada… Araceli tuvo que ir hasta el punto de salida por su cuenta para esperar a que la comitiva que me llevaba me dejase allí y me hizo estas fotos para la posteridad…

El final del tramo era en el pueblo y era uno de los vecinos quien me recogía el testigo, así que aquello estaba de bote en bote.

Running for Olympics!

Anuncios