Ruiz Gallardón y Rouco VarelaEl Ministro de Justicia ha ido posicionandose paulatinamente en una serie de asuntos relacionados más con las creencias particulares que con la Ciencia o la Justicia.
La tendencia de los miembros del Partido Popular a meter la palabra libertad en cada frase y justificar cada medida o posición en base al ejercicio de alguna libertad les hace llegar a extremos bastante discutibles.
Solo se tiene realmente derecho a hacer algo si puedes negarte a hacerlo. 
Por eso la frase que Alberto Ruiz Gallardón dijo en febrero “la nueva ley velará por derecho a la maternidad” en sí misma debería ser garantía de que se da la oportunidad a las mujeres que no deseen ser madres a ejercer su derecho.
Pero no. El planteamiento de Gallardón está basado en ideología y creencias. No se debe de excusar en ninguna otra causa. Detras de los planteamientos de este ministro solo hay “fe”.
Lo que está tratando de imponer constituye, poco a poco, un código detallado de conducta, en el que se incluyen también los criterios de la moral y de la vida, las cosas permitidas o prohibidas, las reglas separadoras entre el bien y el mal.

Detras de todo, lo que asoma en el Ministerio de Justicia es una Sharía a la española.

Anuncios